Mundo Smallville

Foro smallville
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Sorguiña
Traductor


Mensajes Mensajes : 1570

Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 21/02/2012

MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Vie Mar 29, 2013 8:15 am

Genial Alecks, nos vas enganchando con tu inconfundible estilo. Me gusta. Creo que tiene muchas posibilidades y, conociéndote, estoy segura de que las vas a provechar todas.

Ya sabes, ppms.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alecks
Lana lang
Lana lang


Mensajes Mensajes : 210

Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 21/02/2012

MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Vie Abr 05, 2013 8:18 pm





Capitulo 4: METALLO Parte 1




Difícilmente hubiera podido encontrar alivio al estar tumbada entre aquellas paredes de su departamento al igual que no había sido fácil aceptar dejar en manos de Chloe el hablar con Tess la mañana siguiente, para recuperar su empleo.


Lois vio la casa amarilla de en frente nuevametne. Ahí, sentada e inmóvil, se preguntó que debía esperar ahora, que debía hacer. <<Bajar del coche, sería un buen inicio>> pensó.

El no estaba ahí. Las trece llamadas sin respuesta eran la prueba suficiente, Clark no había vuelto.

Estaba convencida de que nunca más volvería a tener la oportunidad de quedarse dormida entre sus brazos, ni escuchar su corazón cuando dormía sobre ese pecho grande cómodo donde solía hundir su nariz. No volvería a ser despertada por esos hermosos labios, ni ver su rostro enmarcado por su pelo revuelto después de hacer el amor. El amor. No iba a tener nada de todo eso... nunca más.

No lograba pensar en nada más. ¿Era lo correcto?. Había comenzado a dudarlo, y si le contaba la verdad. Ese día mientras hablaba con Chloe, sobre como comenzar la búsqueda de Zod, se pregunto si Clark tomaría las cosas a si de fácil. No, no podía dejarse llevar por sus emociones. Clark debía estar fuera de esto, tenía que protegerlo.

El Borrón no había vuelto a llamar. Como demonios iba a ponerlo al tanto, si no se dignaba a llamarla.

Su atención de nuevo volvió a la casa. Estaba ahí con una sola misión, si bien había decidido renunciar al hombre que amaba, mas nunca a su ropa. Necesitaba algo para dormir y sentirlo cerca a la vez. Así que entraría y tomaría una de sus cómodas camisas de franela.


<<Ahora entiendo el buen gusto de tu padre…>> pensó con una débil sonrisa mientras apoyaba una mano en la delicada redondez de su vientre. Debajo de las yemas de los dedos, el niño se movía suavemente << Esto queda entre tú y yo>>.


[][][][][]\S/[][][][][]


Minutos después Lois entra en la casa que parecía haber perdido los rastros de la presencia de la familia que la había habitado una vez.

“¿Clark?” lo llamo, más que temor era con la esperanza de verlo salir entre las sombras que se habían apoderado de la casa “¿Hay alguien en el hogar dulce hogar?”

“Supongo que no” Dice mientras se encamina a la isla de la cocina que ve llena de polvo “La señora K…no lo aprobaría.”

Se escucharon gimoteos y Shelby salió a recibir a Lois con frenéticos movimientos de cola y tres breves ladridos.

“¡Shelby!” Lois se inclinó, lo tomó en brazos, le dio un beso en la cabeza y se echó a reír cuando Shelby comenzó a lamerle la barbilla “…Hey…¿No me digas que Clark también te ha dejado plantada?” dijo mientras acariciaba su cabeza y Shelby gimió “Lo sé. …Smallville no es lo mismo sin Smallville ¿verdad?” Lois alzo la vista y se percato de que el plato de Shelby estaba lleno de comida “Si él todavía está perdido dando vueltas por el mundo, ¿quién te ha estado dando de comer?”

Su mente comenzaba a formular una teoría, cuando su teléfono sonó interrumpiéndola. Haciendo un pequeño esfuerzo se incorpora y saca su teléfono.

“Hola preciosa” estas alturas la voz de John era ya inconfundible.

“¿Aún estás en la oficina?” contesto ella.

“No, no. Sentarse detrás de un escritorio sin esos bonitos ojos marrones tuyos mirándome mal, no sé, no es lo mismo…” dice y Lois sonríe al imaginar la mirada de pircara de él. John se pasaba todo el día coqueteando con ella, Lois le había dicho de la manera más sarcástica posible ese día que si no se daba cuenta de su estado, pero él le contesto que el embarazo en ella era algo que realzaba su belleza. “Como no querías cenar conmigo esta noche, he pasado el tiempo buscando noticias. Y nunca adivinarás lo que he encontrado” continuo.

“Si lo hago ¿me borrarás de tu lista de contactos?”

“Muy divertido” contesta el “Tu friki favorito ha vuelto a la carga, y esta vez la historia es mía” dice presuntuosamente.

“Quédatela, dedos pegajosos. Hay más que suficientes titulares rondando por ahí” responde ella segura de su héroe.

“Oh Dios mío… Nunca pensé que estarías dispuesta a compartir al borrón, Lois. Deberíamos celebrarlo... con un café…. ¿Tú casa o la mía?”

“O ninguna” contesta rápidamente “Además, no estoy siendo exactamente generosa. El borrón coge a más maleantes antes del desayuno que la mayoría de los policías en un día.”

“Ese es el problema. No es policía. Es un vigilante, con súper poderes. Y una fijación con la letra \S/” dice al ver el símbolo que ha dejado el Borrón en la calle.

“Bueno, entonces ha hecho un súper trabajo limpiando las calles de Metrópolis. Gracias a él, la ciudad puede dormir por la noche” dice mientras de manera despistada aprovechando el polvo que hay sobre la mesa dibuja con un dedo el emblema con la \S/.

“¿Y qué pasa si se equivoca? …¿Cómo lo haces responsable? Nadie ha visto su cara nunca” responde seriedad mientras ve la foto de su hermana.

“John, después de todo lo que el borrón ha hecho por el mundo, ¿cómo puedes ser tan cínico?”

“Bueno, por lo visto, no padezco de tener un corazón blando ni idolatro al héroe como tú”

“Por lo menos yo tengo corazón. Tienes que relajarte John. Pasa un poco menos de tiempo en la parte oscura de las calles” le dice cuando nota el rencor en sus palabras.

“El borrón tiene otra cara, y voy a exponerla” le advierte.

“De acuerdo” dice Lois mientras cierra su teléfono.

Camino hasta las escaleras y se detuvo cuando sintió un espasmo doloroso que le cortó la respiración y que luego cedió poco a poco. Se llevó una mano a la espalda y otra a su vientre “No le hagas eso mamá…” respiro y subió lentamente.

Una vez arriba se dirigió a la habitación de Clark, cuando encendió las luces, suspiro profundamente tratando de ahogar la esperanza de encontrarlo en aquella cama.

“Ok, Lois el camino está libre…” atravesó la habitación hasta llegar al closet apresuradamente, tomo la chapa de la puerta con miedo de abrirla, como si todos sus demonios se encontraran detrás “Como si nunca lo hubieras hecho antes Lois… ” Abrió la puerta y tomo una de sus camisas.

Nunca pensó que un pedazo de tela provocara en ella tantas sensaciones. Añoranza, el deseo, necesidad, por él. Un trozo de tela que le recordaba el endiablado sabor de la impotencia porque ella quería a ese hombre con todas sus fuerzas y no podía tenerlo ahora...El mismo hombre futuro y presente era capaz de deshacerla con esos ojos azules de cachorro...

Se llevo la prenda al rostro para sentir la suavidad después se ahogo en el olor de su dueño. Se acerco a la cama para sentarse, en un intento de poner en orden sus emociones, para entender el porqué ahora el destino la estaba obligando a vivir un momento como este. Habían pasado momentos de intenso sufrimiento, pero sabían que se tenían el uno al otro. Y ahora ella estaba sola, hurgando en su ropero.

Se hundió en la cama, en un principio era una manera de sentirlo cerca. Después fue presa del deseo de estar entre fuertes brazos y piernas del hombre que amaba. Permaneciendo en la soledad hasta que el tiempo perdido su significado. Lois se había dormido en su cama, entre sus sabanas, su olor, el fantasma de su presencia. Su Clark, su Smallville… el de siempre.



[][][][][]\S/[][][][][]


Cuando cuelga el móvil, una ráfaga de viento le arrebata a John la foto de su hermana. Como un niño sin ver a ambos lados va hasta a ella para recogerla. Pero ni siquiera la toca cuando una vez mas es preso del destino y este le arranca el recuerdo de lo poco que le quedaba.

En medio del dolor la imagen de su hermana es lo único que ve antes que las tinieblas consuman su mundo.

Los latidos de su propio corazón lo despiertan, se halla sobre una camilla, ve su pecho cubierto por un trozo de tela ensangrentada y que está conectado a un suero.

“¿Hola?” llama en busca de respuesta, pero no la hay. Dífilamente se levanta, arrancándose la aguja del suero y se mira el brazo que lleva vendado y ensangrentado. Cuando se quita la venda lo que ve lo horroriza, le han implantado una especie de servomecanismo.

Camina hasta que termina mirándose en un espejo, desprende el trozo de tela de su pecho y un miedo se siembra en él la ver la mutilación de la que ha sido víctima.

Sobre su pecho hay un mecanismo en cuyo interior al brilla ritmo de los latidos de un corazón, su propio corazón.


[][][][][]\S/[][][][][]



El amanecer la sorprendió a gusto donde se había quedado la noche anterior. Lois abrió los ojos y, seguidamente, enterró su cara en la almohada de Clark, suspirando profundamente su aroma. Renuentemente se desprendió del objeto que guardaba el aroma que tanto la había consolado esa noche, se sentó en la cama y se desperezó estirando los brazos, cuando sintió el movimiento en su vientre se llevo las manos a este.

“Lo sé Smallville junior, también tengo hambre” se levanto, tomo la camisa de Clark y salió de la habitación.

Kal El por poco pierde el sentido del tiempo, había pasado la noche en vela como las demás pero con la única diferencia que ahora su mente no estaba metida en las calles, ni en la fortaleza como lo había estado su cuerpo. Su mente se había apartado completamente de él.

Llego a casa después de una larga noche para alimentar a Shelby, y se planto frente a la puerta. Se suponía que solo debía entrar, alimentar a su mascota y marcharse. Pero la idea de vestirse y retomar la vida de Clark Kent para ir a verla y hablar se había plantado más que una opción era una obligación que deseaba llevar a cabo.

La visión que había tenido al tocar el vientre Lois, lo hacía temblar y la idea que ella fuera a tener un hijo suyo… lo aterraba.

¿Ambos están bien? ¿Cuánto tiempo? ¿Sera normal? ¿Y si este embarazo lastima a Lois de alguna manera? eran miles de preguntas que venían a su mente y sabía que tenía encontrar las respuestas el mismo.

¿Por qué Chloe no se lo menciono?, habían quedado en verse esa tarde para hablar de lo que Lois vio en el futuro, pero nunca menciono el estado en el que había vuelto. Tal vez la prioridad se centraba en poner a Lois a salvo.

Determinado tomo la decisión iría a ver a Lois para hablar, de lo que vio y de su hijo, después la llevaría con Jor El.

Kal-El abrió la puerta llamando a Shelby y esta corre a su encuentro. Kal El no puede evitar mimarla.

Mientras Lois bajaba las escaleras cuando escucho abrir y cerrarse la puerta e inmediatamente la voz de Clark llamando a Shleby. Lois sintió un nudo en el estómago, pero, no por miedo a enfrentarlo si no por la emoción y el deseo de encontrarse con esos ojos que tanto amaba.

“Hey Shelby…” mientas lo acaricia Clark oyó los pasos acercándose a él. Un corazón late rápido, y el pequeño eco, tan frágil y tan fuerte a la vez un poco más acelerado.


“Clark” logra ella pronunciar a pocos pasos de él. Cómo ser valiente, cómo puede decir que lo ama cuando tiene miedo a caer. Pero viendo que está a solo unos pasos de distancia, todas sus dudas de repente desaparecen de alguna manera.

Un paso más cerca. Y el alza la vista y para Lois esos ojos son las puertas a la felicidad.

Un paso más. El tiempo se detiene. Ella sonríe, olvidándose de todo y de todos.


Cuando Clark alzo la vista aquella imagen que vio le parecía irreal. Como si fuese la primera que algo fascinante le ocurriera. Frente a él estaba la mujer más hermosa que había visto nunca.

“Lois…” susurro al momento que se ponía de pie.

“Hey!” suspiro perdida den el encanto de sus ojos, pero en un instante cuando el pecho de Clark mostraba la \S/, el mundo… ambos mundos se derrumbaron ante la verdad más grande que le había sido negada por él.

Clark miro, a su pecho y después a ella nuevamente. Sus ojos se cruzaron durante un largo y tormentoso minuto de silencio.

“Lois” por fin hablo.

“¿Por qué?” le reclamo ella, y en ese momento para ella no había ni un futuro ni presente Clark Kent. Solo sus emociones.

“Lois, iba a ir a verte…” trato de decirle.

“Confié en ti… pensé que confiabas en mi… después de todo lo que pasam… tú eres el… eres el Borrón”

Clark era ajeno a lo que habían vivido juntos, pero no a que la situación en la que se encontraba la lastimaba.

“Fui una tonta… una idiota, una ciega…”

“Lois por favor cálmate… esto podría afectar al bebé…” Clark se acercó a ella pero ella se apartó.

“Lois…. Esto es mi culpa… nunca fue mi intensión que pasaras por esto… todo ha sido un error”

Error, ir a un infierno, ver a su dolor andar, un alma en pena, verlo a él y que le hiciera creer que el mundo se detuvo cuando ella se fue de su vida. Envolverla en una tibia claridad de una verdad que ambos habían callado y negado a aceptar por tanto tiempo, ir a esa realidad donde él la amaba, que el fruto de ese amor que crecía dentro de ella… era un error.

Clark se acercó nuevamente a ella cuando la vio inmóvil, pero al instante ella levanto las manos para detenerlo de dar un paso más.

“Creo que pensamos de manera diferente” su respiración se hacía difícil “Ese viaje me abrió los ojos…” dijo entrecortada pero con tanta ira que Clark desconoció la mujer que ahora lo veía fríamente.

“Lois…” Hizo ademán de tomarle las manos.

“No te atrevas a tocarme” le exigió.

“Lois, se lo del bebé… sé que es mío”

“Sabes lo que yo te he dicho, cuando pensé que eras otra persona…. Pero….¿Sabes que le cantabas por las noches?... ¿Sabes que se mueve cada vez que oye tu voz?” le dijo ella.

“No”

“Entonces tu comentario es innecesario, porque para ti este bebé es un error” Ella se llevó las manos al vientre, de manera como si lo protegiera su precioso tesoro de él.

Nunca antes había estado tan hermosa ni había sido tan deseable a los ojos de Clark. Quería abrazarla, tenderla sobre sobre el piso y hacerle el amor. Sentía la necesidad de que se le entregara y le dijera que le amaba. Era un deseo irresistible. Se acercó a ella hasta que ambos podían respirar el aliento del otro.

“Lois… acabo de enterarme… de que este bebé existe” Clark le levantó la voz por primera vez, desde que recordaba “Pero, nunca…nunca escúchalo bien… consideraría un bebé un error… tal vez de la manera más complicada este bebé es una realidad con la que nunca me atreví ni siquiera a soñar…. Pero tu…. Lo has hecho realidad… si, complicado… increíble y alrevesadamente fuera de toda realidad y posibilidad… si, pero este bebé no es un error”


“Si el bebé… solo el bebé” Asintió ella cuando oleada de dolor la atravesó. La sangre se precipitó de su cabeza al corazón y sintió que le faltaba el aire. Sus ojos color avellana parecían muy grandes en su rostro pálido, como el de un fantasma.

“Clark” dijo entrecortadamente, levantando una mano para apoyarse en su fuerte hombro.

El vio que se le cerraban los ojos y que no se mantenía en pie. Antes de que se cayera la levantó en brazos. “Estoy aquí Lois…” le dijo en silencio. Miró sus delicados rasgos, observó las ojeras y experimentó la imperiosa necesidad de protegerla.

“Lois… Lois….”

Al percatarse de que no se trataba de un desmayo momentáneo, de que ella permanecía totalmente inconsciente en sus brazos, sintió que el miedo se apoderaba de él.

Continuara…

[][][][][]\S/[][][][][]

Gracias por sus comentarios y alimentar mi pobre ego de escritora… Wink

Nota: Sé que tengo más fics por ahí sin terminar, pero les juro que este llegara su fin. Pues me he decidido solo dedicarme a este y después a Precipicio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sorguiña
Traductor


Mensajes Mensajes : 1570

Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 21/02/2012

MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Sáb Abr 06, 2013 5:12 am

Es muy bueno Alecxs. Tiene todos los ingredientes que nos gustan, drama, amor, clois... Me gusta que lo continúes y, curiosamente, yo también pensé en su momento en que fuera Lois y no Chloe quien sorprendiera a Clark con Shelby. Gracias por ponerlo por escrito.

Seguiré leyendo y alimentando tu ego de escritora. Como escritora, también, entiendo lo gratificante que es que te animen a seguir una historia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alecks
Lana lang
Lana lang


Mensajes Mensajes : 210

Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 21/02/2012

MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Jue Abr 11, 2013 10:10 pm

Capitulo 5: METALLO PARTE 2




Smallville Medical Center


Nervioso e impaciente esperaba poder verla cuando ella despertase, aunque su encuentro prometía ser violento. ¿Y si ella no quería verlo? ¿Cómo podría él resistirse, cuando lo único que pensaba y deseaba era estar a su lado, cuando la idea de estar apartado de ella parecía gris y deprimente?

Chloe entro en la sala de emergencias donde se encontró con un Clark hecho un manojo de nervios.

“¿Dónde está?”

“El doctor la está revisando… no me han dejado entrar a verla”

“¿Qué sucedió exactamente?”

“Ella sabe que soy el Borrón”

“Se lo dijiste?” pregunto sorprendida y Clark negó con la cabeza.

“Volví a casa esta mañana para dar de comer a Shelby, Lois estaba ahí solo le basto una mirada para darse cuenta que Clark Kent es el borrón.”

“Sin ofender a tu vocación kryptoniana pero... volver a casa para darle de comer al perro es de lo más humano que puedes hacer. Bueno ya que estas al tanto de la situación de Lois…”

“Si, su situación” rechinó los dientes “¿Por qué no me lo dijiste desde el principio?”

“Dijiste que le dabas la espalda a todos tus lazos humanos Clark… ”

“El bebé de Lois es mío… como crees que le daría la espalda a algo como eso…”

Bingo! Chloe ahogo su sonrisa, al ver confirmadas sus sospechas, pero había que averiguar la fuente de Clark “Como sabes que eres el padre…” pregunto ella.

“Ella me lo dijo… ”Hizo una pausa recapacitando en los hechos “se lo dijo al Borrón”

“¿Todavía estás comunicándote con Lois como el borrón?”

“Solo la llame una vez…” confeso, agacho la cabeza y se cubrió el rostro con ambas manos.

Las cejas del rostro de Chloe se juntaron “Deja que comprenda bien la situación” dijo ella y se dio cuenta de que estaba muy perturbado “¿Lois le revela a el Borron quien es el padre del bebé que espera… antes que a ti?”

“Me pidió que protegiera a Clark Kent” Clark suspiró hondo “Al padre de su hijo… Chloe tienes idea de lo que sentí…”

Chloe, solo se encogió en hombro.

“Me volví loco… corrí a buscarla sin importarme nada, entre en su apartamento cuando dormía… cuando la vi, no creo que haya palabras para describir la mezcla entre vulnerabilidad y belleza…” Clark comenzó a caminar en círculos “cuando me acerque, no pude evitar tocarla… y entonces” sus mejillas se enrojecieron y por un momento no supo como continuar “tuve una visión…” dijo suspirando.

“¿Una visión?” pregunto Chloe pero Clark guardo silencio “Puedo saber que viste…”

“Yo… yo vi…” dijo nerviosamente “cuando…”se paso las manos por el cabello “cuando Lois y yo…” Clark movió las manos de modo sugerente pero Chloe no entendió.

“Por favor Clark, termina de una vez…”

“Creo que vi el momento en que nosotros hicimos este bebé…”

“Ohhh!!...” se limito a contestar Chloe.

“Pase unos días vagando, pensando en Lois …apenas podía enfocarme en lo que hacía…Es por eso que también volvía a casa, esa noche no podía pararme frente a ella y decirle quien era… tenía planeado ir a verla esta mañana. Nunca imagine que me la encontraría ahí…”

“¿Qué harás ahora Clark?... Se supone que estás entrenando con Jor-El. ¿Sabe él lo de Lois?”

“Jor-El no necesita saberlo”

“Así que le estás mintiendo.”

“No puedo darle la espalda a Lois ahora…”

“Ambos hemos sacrificado mucho para que puedas ser el héroe que estás destinado a ser. Deja de dar marcha atrás y comprométete con lo que has empezado antes de que Lois salga herida...”

“Te estás tomando esto demasiado personal Chloe… Y entiendo que aún estés enfadada por lo de Jimmy, pero te recuerdo que esto es entre Lois y yo”

“Es por eso, por Lois que te pido que arregles las cosas con Jor El… porque si no te das cuenta, que aun no sabemos qué es lo que le sucede a Lois y si esto tiene que ver con los genes kryptonianos en ese bebé… el único que nos puede ayudar a salir de este embrollo es tu padre…además esta lo que Lois vivió en su estancia en….”

En ese momento la puerta del consultorio se abrió y el doctor salió llamando a los familiares de Lois. Al instante ambos se aproximaron.

“Lois Lane…¿Familiares?” pregunto el doctor .

“Soy el padre… ella es su prima” contesto Clark “¿Cómo esta? ¿Se va a poner bien?”Pregunto apresuradamente.

“Está bien por ahora pero no voy a mentirle… su esposa se encuentra bajo riesgo” contesto el doctor advirtiendo la angustia en el rostro de Clark “el bebé esta bajo en peso y ella anémica… ¿Quién es le medico que lleva el embarazo de su esposa?”

“El doctor Emil Hamilton” interrumpió Chloe viendo a Clark que al instante asintió confirmando.

“Ella estará bien, pero necesitara mucho cuidado, guardar reposo… En este periodo, el bebé es especialmente sensible al estado de ánimo de la madre, por lo que hay que intentar que ésta viva un tiempo de relajación, satisfacción y bienestar… no puede estresarse” el doctor dirigió la mirada sugerente a Clark “el sexo tendrá que esperar por unos día señor Kent”

Sexo, sexo quien había pensado en sexo. No él. No cuando había tenido una visión de ella rodeando su cintura con sus largas y hermosas piernas firmemente, sus manos subiendo y bajando a lo largo de su cuerpo una y otra vez, hasta... Ok, si desde que la vi no he pensado en otra cosa… por dios… mi bebé está ahí… Como llegue a poner algo mío dentro de ella… pensó.

“¿Puedo verla?” la voz de Clark tenía un timbre áspero en la quietud.

“Claro, le advierto que está un poco nerviosa… así que vaya con cuidado”

Clark volvió la vista a Chloe “Sé que hay cosas de las que querías hablarme… pero lo que me interesa por ahora es arreglar las cosas con Lois…”

“No te preocupes… lo que quiero decirte es mejor hacerlo con calma…”

“¿Vienes?” pregunto.

“Adelántate, voy a llamar a Emil para arreglar una cita para Lois ” contesto y Clark asintió, cuando Clark estaba por entrar en la habitación Chloe lo detuvo “Clark, no eches en saco roto las palabras del doctor… ve con cuidado”



[][][][][]\S/[][][][][]



Al cruzar la puerta Clark nerviosamente se pasó los dedos entre el pelo. Ella estaba tumbada de costado de espaldas a él. Estaba cubierta por una manta hasta el vientre.

La mente racional de Clark le decía que nada mal sucedería, el conocía bien el terreno cuando se trataba de Lois. Pero porque se había quedado inmóvil, incapaz de mover sus piernas. No Lois no era más un tornado. Era la tormenta lo que lo inmovilizaba.

“No voy a morderte…” advirtió ella cuando sintió su presencia “Si es a lo que tienes miedo” dijo ella sin molestarse a verlo.

“Lois… sé dónde estuviste…” hablo nerviosamente sabia que debía ir con cuidado “Sé que encontrarse el anillo que guardaba…”

“Ahórrate las disculpas” intervino Lois “soy una adulta…y pronto tender las manos llenas para pensar en lo que paso”

“Lois quiero hablar de lo que paso…”

“Creo, que lo que paso” interrumpió “ es mi culpa… me descuide, baje mis defensas... Sabes me había resultado tan bien mantenerme a raya… pero al final cedí ante un impulso una debilidad” Lois cerró los ojos y se estremeció, sintiendo brotar en su interior el dolor, quería lastimarlo como él lo había hecho, pero era imposible, el Clark que la había tomado por completo era quien había penetrado esos muros jurándole que la amaba, este Clark el único pecado que había cometido era no haber confiado en ella. Lois dejó caer la mano con la que se cubría los ojos y se tocó el abdomen “yo no tengo nada que reclamarte… No tienes que estar aquí…”

Lo estaba sacándolo de su vida, por primera vez. Esa joven mandona, engreída, grosera. A la que no soportaba…Esa mocosa que había robado su cama, se había apoderado del baño sin consideración, invadido su espacio personal, y atormentaba cada momento de paz. Esa chica que llego un día y se quedo para siempre en los corazón de su familia. Esa terca que siempre había estado ahí para ahuyentar el espectro de la soledad que lo atormentaba. Siempre había sido así, ella nunca le había fallado. Ahora estaban los dos solos, viajando contracorriente y ella ahuyentándolo para salvar así misma... de ser vulnerable.

Clark estudió a fondo la idea antes de responder.

“Toda mi vida...he estado con miedo, Lois...” camino temerosa y lentamente a unos pasos de la cama, para estar seguro que ella lo escucharía “Con miedo que la gente supiera la verdad sobre mi... miedo de que me rechazaran... y aunque no lo hicieran, igual los perdería. He estado con miedo de todo aquello que no puedo controlar….”

Lois suspiro, esforzándose por retener las lágrimas que se agolpaban en sus ojos.

“Pero cuando fui confrontado con la idea de perderte para siempre… Salí huyendo de mi vida, porque no podía ver a nadie… Chloe, Oliver, mi madre…todos me recordaban a ti… no había un lugar, una ducha, una taza de café, una dona, un momento en el que no pensara en ti… tres semanas… tres semanas Lois y supe que no se puede huir… no cuando de lo que se huye esta dentro de ti… La idea de perderte me hizo darme cuenta de que había algo de lo que me arrepentía...más que cualquier otra cosa...y eso era no contarte la verdad acerca de mí”

“Dices eso por el bebé. Clark por favor vete… no es necesario pasar por esto” Lois pegó el rostro en la almohada y, no pudo más, no pudo contener las lágrimas.

“No, no me iré hasta que escuches lo que tengo que decir… ”

“Escuche demasiado de dónde vengo…” replico ella.

“No lo que yo tengo que decir… ”

“Es suficiente Clark… ” grito.

“No es suficiente... Lois hasta que entiendas que si alguna vez me negué a decirte la verdad es por qué… tu eres especial, la única persona que me vía a mi… Clark Kent y haces creer que soy capaz de hacer cualquier cosa… la única que podía hacerme sentir normal. Tenía miedo de perder eso… perder esa parte de mí que me hacía sentir normal… no puedo perderte”

Lois se volvió para verle y después de estabilizarse, examinó su rostro. Todo lo que pudo ver fue amor, preocupación y confusión. Dolor también. Era el rostro de un hombre que amaba a la mujer a la cual estaba mirando. Por un momento pensó que podía lanzarse a sus brazos y que ellos la sostuvieran como lo habían hecho todas esas noches. Pero una patada en su vientre, un breve movimiento la trajo de nuevo a la realidad.

“Lois…”dio un paso que puso fin a la distancia que había entre ellos “iba a decirte la verdad esta mañana…”

Las dudas la atacaron. Ella no debía estar tan segura de ello. Y levanto los muros. Dada la forma en que la miraba como si estuviera esperando palabras de absolución. Las cuales no podía brindarle. Nunca antes había tenido una relación, donde había de por medio algo tan valioso… su bebé. Así que no podía ofrecerle la respuesta… y de lo único que sabía de relaciones era que al final siempre la dejaban atrás.

“Ibas a hacerlo porque yo te dije que esperaba un hijo tuyo… Clark….Simplemente no puedo... Esto es más grande que nosotros... ”

Sin embargo había algo que estaba claro. Mientras esta mujer espectacular lo miraba con esos ojos verdes salpicados de destellos dorados y resplandecientes bajo la estela de lágrimas que los cubría, vio el amor que sentía por el hombre con el que había estado y había engendrado ese milagro que llevaba bajo su corazón: ese Clark estaba en su corazón y este el Clark de hoy se encargaría de llegar a ese lugar a cualquier precio. Pero primero había que poner las cartas sobre la mesa, y enseñarle a esta mujer que el hombre que estaba frente a ella no sería un ratón frente a un leona hambriento.

El moreno echó un vistazo a la habitación y luego se acercó a ella.

“El bebé merece tener a sus dos progenitores a su lado. Lo que te sucedió, el desaparecer y llegar a ese lugar es mi culpa, yo quiero enfrentarme a mi responsabilidad al respecto… Voy protegerte… voy proteger al bebé”

Lois notó la decisión en su voz y por un momento le recordó al líder al que se enfrentaba. Lois quería lo mejor para su hijo, pero nunca se volvería con Clark.

“Incluso de tu gente… no vas negarme que eres uno de ellos”

“¿Uno de ellos?”

“Kandorianos… tal vez estaba ciega por mis sentimientos hacia ti… tu yo del futuro, pero no soy idiota Clark, me doy cuenta que eres uno de ellos… vienes de Krypton al igual que Zod”

[][][][][]\S/[][][][][]

Hospital General de Metrópolis


“Entiendo la importancia de mis servicios Chloe… ” Emil hablaba en su teléfono mientras miraba la hora en su reloj de mano “lo delicada de la situación…Podemos arreglar una cita misma tarde”

Las puertas de la sala de emergencia se abren .Una camilla lleva a John Corben consiente pero envuelto en una estela de pánico.

“Te llamo mas trade…” dijo Emil terminando la llamada con Chloe.

“Oh Dios, duele” Corben gruño apretando los dientes.

Emil se acerco a él, y lo que vio lo dejo absorto.

“¡Quítamelo por favor!” se quejaba Corben.

“De acuerdo, tranquilidad, gente” el doctor aconsejo a los paramédicos y enfermeros. Luego les ordeno: “Hagamos un panel de trauma, tipo y cruce de cuatro…Quiero más imágenes de su pecho y sus brazos”

“Soy el doctor ¿usted es?” se dirijo a John pero este podía pensar en quien era.

“Una pesadilla, míreme”

“De acuerdo” contesto Emil “¿Quién le ha hecho esto?” pregunto.

“No lo sé, yo...” contesto jadeando “Me atropelló... Un camión...Y cuando me desperté, esto, esto estaba en mí. ¿Qué es? ¿Qué es todo esto?”

El doctor Hamilton repaso el artefacto que tenia Corben en su pecho “Mi evaluación inicial, es que alguien ha implantado quirúrgicamente una matriz biónica dentro de ti”

“Oh Dios”

“Parece que funciona alimentado por un fragmento de, de meteorito” agregó Emil.

“Pero, puede, puede sacármelo ¿verdad?” suplico Corben.

“Me temo que no. Le han quitado el corazón” contesto el doctor.

“No. No” se negaba Corben.

“Este aparato es lo único que le mantiene con vida” advirtió Emil.

“Tengo que... tengo que irme” jadeo Corben.

“Sus niveles de adrenalina son erráticos” advirtió Emil ahora al enfermero cuando Corben comenzó a gruñir y trataba de ponerse de pie.

“¡Necesito un sedante ya!”Grito el doctor.

“¡No! ¡Sedante no! ¡No!”Levanto la voz Corben “¡No! ¡No! ¡Suéltame!” advierte a un enfermero que se acercaba a él para detenerlo pero Corben lo arroja por los aires después a su paso levanta el cuerpo de Emil que se interpone en su camino y lo lanza, siguiendo la misma suerte del hombre anterior. La sala de emergencia se llena de gritos de pánico, sumados a l de constantes sirenas.

Continuara…

[][][][][]\S/[][][][][]

_____________________________________________________________

Tal vez METALLO en mi versión me toma más tiempo llegar a su fin, pero hay cosas que agregar… Claro hay mucho Clois como este en la tercera parte… Pero tengo que acomodar todo conforme al episodio, y vale me toma tiempo hacerlo, pero prometo publicar cada semana lo que tenga o si es posible en cuanto tenga cada capítulo listo.

Gracias por sus cometarios, nos vemos la próxima semana o tal vez antes.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
smag
Lex Luthor
Lex Luthor


Mensajes Mensajes : 345

Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 21/02/2012

MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Dom Abr 14, 2013 1:18 pm

Shocked realmente esas escribiendo un capítulo para visionar, no me extraña que te "cueste", si es que lo haces muy completo. Podria ser una historia paralela pero parece que optas por partir de una base y desarrollar otra , haciendo que la de la serie sea la paralela. Original.

Bueno, que decir, mueves los caracteres como si fueras un guionista más de la serie, porque a parte de las frases del capítulo, tus diálogos están cortados por el mismo patrón, con lo cual no se distinguen cuales son los de ellos (guionistas de la serie) y cuales son los tuyos. Llevan sentimiento incorporado, lo cual dice mucho a favor de tu redacción. No quiero hacer esto largo y podría comentarte un montón de cosas que me parecen muy buenas, sólo decirte que estoy pendiente de esta historia, que me está sorprendiendo cada capítulo que leo.
Hasta pronto y gracias por seguir. Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alecks
Lana lang
Lana lang


Mensajes Mensajes : 210

Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 21/02/2012

MensajeTema: Capítulo 6: METALLO PARTE 3   Mar Abr 30, 2013 8:47 pm

Capítulo 6: METALLO PARTE 3


ANTERIORMENTE

“El bebé merece tener a sus dos progenitores a su lado. Lo que te sucedió, el desaparecer y llegar a ese lugar es mi culpa, yo quiero enfrentarme a mi responsabilidad al respecto… Voy protegerte… voy proteger al bebé”

Lois notó la decisión en su voz y por un momento le recordó al líder al que se enfrentaba. Lois quería lo mejor para su hijo, pero nunca se volvería con Clark.

“Incluso de tu pueblo… no vas negarme que eres uno de ellos”

“¿Uno de ellos?”

“Kandorianos… tal vez estaba ciega por mis sentimientos hacia… tu yo del futuro, pero me doy cuenta que eres uno de ellos Clark… vienes de Krypton al igual que Zod”


[][][][][]\S/[][][][][]

Zod, Faora, Kandorianos… La muerte de Chloe y Oliver….La rebelión que él encabezaba contra una invasión y dos torres que convirtieron en rojo al sol para dar el poder de doblegar y aplastar a la raza humana.

Las imágenes que evocaba su imaginación daban vueltas en su cabeza. Él era incapaz de hablar tras haber escuchado cada uno de los detalles que ella vivió a su lado en un futuro que amenaza y donde la desgracia marcara sus vidas.

Ella está sumergida en el silencio que tanto odia, perseguida por el recuerdo de la presencia invisible de quienes vienen a apoderarse de este mundo. Consumida por la certeza de haber cometido un error imperdonable al creer que estaría a salvo manteniéndolo alejado y creer que esta batalla solo le pertenecería a ella.

Su mirada recorre ansiosamente el perfil de su rostro luego la desvía y la dirige a la silla que está al lado de su cama donde él ha permanecido sentado por más de una hora, una hora tan peligrosamente cerca.

Cuando levanta la cabeza y por fin busca su mirada, los ojos de él gritan claramente lo que siente. Miedo. Podía verlo en su cara y en ese momento lo único que ella quería era tocarlo, abrazarlo y decirle que había que mantener vivas las esperanzas y que encontrarían la forma de salvar al mundo.

“Siento que hayas pasado por eso…” No pudo sostener su mirada cuando las palabras se le trabaron en la garganta.

“Detente” le pidió ella “odio la sensación de profunda culpabilidad en la que te sumerges y justo ahora… debo decirte que tu no pusiste ese anillo en mi dedo” por un momento se olvido que estaba enfadada con él “al menos para mí…me dejo algo bueno” sonrió tímidamente y se toco el vientre.

El acto de ella, derritió a Clark al instante. Dios, quería tocarla también, pero sabía que no era un lujo que se podía permitir en ese momento.

“¿De verdad eres uno de ellos?” la voz de Lois saco a Clark de sus pensamientos.

Clark asintió e intento contestar con palabras pero Lois le interrumpió antes de que pudiera decir una palabra.

“Me daba cuenta de cómo ellos te miraban y se dirigían a ti, no era la misma forma que veían a los…inmundos humanos” añadió sonriendo ante la ironía “te respetaban por protegernos y te temían. Temían a tu convicción y amor por este planeta, por nosotros” la sonrisa de Lois se hizo más tensa “Los humanos… incluso Zod te temía”

Clark solo se limito a ver sus manos. ¿Cómo podía él, dirigir semejante lucha en un mundo descrito de manera tan horrible? ¿Cómo podía protegerla a ella? ¿Cómo pudo ocultarle su secreto a ella a esas alturas? ¿Cómo podía hacer frente a un general tan temerario?

"Además de tus padres ¿Quien más lo sabe?” interrumpe Lois el silencio que se había plantado entre ellos.

Clark levanto la mirada hacia sus ojos y contesto; “Chloe, Lana…” Cuando menciono el último nombre noto como al instante Lois levanto una ceja y apretó los labios, y de inmediato sintió la necesidad de dar explicaciones “Ambas lo descubrieron por su cuenta… Lois...”

“Creo que no fui la acepción entonces…” le corto de alguna manera aliviada de que las circunstancias de Chloe y Lana no fueran diferentes a la de ella.

“Realmente creo que necesitamos hablar pero creo que es momento que descanses” dijo él.

Lois frunció el ceño como solía hacerlo cuando una idea se había formado en su cabeza, una no muy buena una de esas que terminaba en discusión. Él creí que ella podría descansar cuando había trabajo que hacer.

“Necesito llamar a Chloe” dijo ella.

“Ella está afuera”

“Ok, entonces es tiempo de salir de la cama” anuncio ella al instante que se levantaba “salir de aquí, comenzar a buscar a Zod y neutralizar esta amenaza… y lo más importante tengo que encontrar la manera de recuperar mi empleo y no descansaré hasta que haga algo al respecto.” Dijo poniéndose de pie frente a Clark que estaba aun sentado y la miraba perplejo.

“Lois el doctor dijo que tenias que descansar…”

“Al diablo con lo que dijo el doctor, Clark. Tenemos trabajo que hacer”

Como demonios la haría entender que debía quedarse en esa cama, cuando tenía la convicción de un pitbull sujetando un hueso. Solo había una forma y esa era enseñarle a esta niña malcriada, que tan solo por una vez debía obedecer.

“No” dijo poniéndose de pie ante ella, alto tal cual era que su enorme figura ensombrecía la de ella. El inclino la cabeza para verla a los ojos “YO, tengo trabajo que hacer… tú te quedas aquí hasta que el médico diga que te puedes marchar y en ese momento vendré a llevarte a casa”

Clark Kent le estaba ordenando . Lois frunció el ceño y entrecerró los ojos, Clark inmediatamente leyó sus pensamientos.

“No, esta vez” advirtió Clark “no vas a ganar esta vez”

“No digas que no puedo. Eso es provocarme Smallville” dijo Lois con un brillo peligroso en sus ojos.

Clark apretó la mandíbula y achicó los ojos “No vas a ningún lado hasta que el doctor así lo diga” dijo con autoridad.

“¿Quién lo dice?” le desafío deliberadamente.

Era la mujer más exasperante y cabezona que había conocido jamás. Le estaba provocando deliberadamente para hacerle recurrir a la violencia. Ok, violencia es una fuerte palabra incluso para Lois, Clark .Recurrir a usar la fuerza. Ella lo quería ver perder el control y por Dios que en ese momento él quería doblegarla, deseaba doblegarla aunque fuera lo último que hiciera en su vida.

Le haría el amor hasta verla retorcerse frenéticamente, lanzando gemidos de placer, gritando su nombre rendida a sus pies, pidiendo mas. Que demonios Kent , a qué hora el inocente acto de meterla en la cama, te llevo al sexo.

“Con permiso” dijo ella pasando por un lado cuando de pronto sintió la mano de él sujetándole el brazo.

“Yo lo digo” dijo sin verle, pero cuando Lois forcejeo para zafarse de su agarre Clark la cogió por los hombros con sus fuertes manos.

Lois pensó que sus ojos eran como el fuego de las esmeraldas, mientras la miraba con ese aire autoritario.

“¿Qué vas a amarrarme a la cama?... ¡Creo que note escuche bien, Smallville!” Le lanzó una mirada furiosa, pero Clark siguió viéndole con determinación.

“Lois no me obligues a…” dijo apretando los dientes.

“Smallville tu nunca te atreverías” dijo con la malvada sonrisa del triunfo en su rostro.

En ese momento la paciencia de Clark había salido corriendo, huyendo de la exasperante mujer. Dejando a Clark expuesto a lo que sus instinto le impulsaban a seguir. Donde solo sobrevive el más fuerte, donde la fuerza domina al débil y el débil tiene que ceder. Donde él es el hombre y ella la mujer que debe obedecer, su mujer.

Clark soltó sus hombros bruscamente y al instante que ella pensó que se había llevado la vitoria el estaba sujetando los brazos de ella contra los costados, la abrazó y fundió su boca con la de ella ferozmente.

La firme presión de su boca hizo que ella entreabriese levemente los labios, lo que animó a Clark a besarla más a fondo.

Tanto la mente y el cuerpo de Clark estaban en guerra. La sangre le corría con una salvaje excitación, pero su mente le reclamaba por su conducta.

La razón de Lois la había abandonado por completo. Aunque protestaba salvajemente, sabía que, le hiciera él lo que le hiciese, ella lo aceptaría, ella lo quería. Lo deseaba.

El beso se volvió más intenso. Boca contra boca, cuerpo contra cuerpo, hasta que ya no fue necesario oprimirle los brazos, Clark deslizó los brazos alrededor de ella con ferocidad y sintió que sus pechos quedaban aplastados contra su musculoso torso. Su sabor casi lo volvía loco.

El deseo corría por las venas de Lois, calentándole la sangre y volviéndola exigente. La sensación era estimulante y Lois alzó los brazos y los deslizó alrededor del cuello de él. El beso prosiguió y ninguno de los dos quiso abandonar aquella ardiente batalla.

Ella gimió débilmente, adorándolo y odiándolo al mismo tiempo. Cuando por fin un rezago de cordura volvió a ella para alcanzarla, se apartó del hombre que amenazaba con consumirla totalmente, Lois levantó la mano y le abofeteó en plena cara.

“¿Quien te has creído?” dijo jadeando.

Su respiración alterada le decía a Clark con exactitud el efecto que producía en ella.

“Lo … lo siento…” tartamudeo Clark aun impresionado por su conducta “No, se lo que me paso Lois”

“LARGATE!!” grito ella “NO TIENES NINGUN DERECHO… LARGO”

Tenía la boca hinchada por sus besos y sus sentidos estaban llenos del sabor y olor de Clark. No, no podía caer de nuevo.

“Lois” le suplico él.

Lois quería llorar de frustración. Esto no estaba pasando, no podía permitírselo. Si al menos la dejara sola, podría luchar contra aquellos sentimientos que él despertaba en ella, pero ¿qué posibilidades tenía contra él, cuando lo tenía tan cerca?

“LARGO!!” tenía que alejarlo de ella antes que la poca fuerza de voluntad que le quedaba la abandonara y se arrojara a sus brazos.

Chloe entro al escuchar el escándalo.

“¿Qué sucede?” pregunto al ver lo alterada que estaba Lois.

“El tiene que irse…” dijo Lois.

“Clark…” Chloe le suplico con la mirada.

Clark vio que era inútil hablar con ella y salió inmediatamente de la habitación. Cuando por fin pudo salir de la neblina que segaba su razón, cayó en cuenta, sintió un punzante dolor en el pómulo. Por dios había sentido el golpe de Lois. En su momento no presto atención, pues lo único que veía en ese momento era a ella, pero ahora. Tenía que volver y ver que las cosas estuvieran bien con ella, con el bebé. Dios, no resistía la idea de pensar que ella pudo haberse hecho daño al golpearlo de esa manera.

Se dio la vuelta para regresar al campo de batalla, pero su teléfono comenzó a sonar. Lo saco de su bolsillo a regañadientes y contesto cuando vio que se trataba de Emil.

“¿Emil, qué sucede?” pregunto al escuchar la alterada voz del doctor del otro lado “Estere ahí en un momento” se guardo el teléfono en el bolsillo y salió a supervelocidad hacia Metrópolis.

Continuara…

[][][][][]\S/[][][][][]

Nota: Siento la demora, pero la última semana estuve muy ocupada con mis exámenes y trabajos finales.

[][][][][]\S/[][][][][]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
smag
Lex Luthor
Lex Luthor


Mensajes Mensajes : 345

Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 21/02/2012

MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Jue Mayo 02, 2013 1:36 pm

Muy buena actualización. Los diálogos sigo diciendo que son de guionista.

Y debo admitir que Lois está a años luz de Clark, el hecho de haber vivido lo que ha vivido, la ha hecho madurar a pasos agigantados y Clark , aunque no lo ha pasado bien y el peso del mundo lo lleva sobre su espalda, se tiene que reconocer que no ha sido lo mismo. Muy duro el tema para Lois, ella está muy por delante y muy dificil papel tiene. Suspect

Vamos a ver como espabila Clark, tendrá que hacer un sobreesfuerzo , pues tiene varias batallas abiertas y tiene que ser capaz de dar la talla en todas.

Está genial este fic, lo que me gusta es que teniendo un hilo conductor, haces versión original nueva y aún sabiendo de que va, pasa a segudo plano y tu historia a primero.

No lo dejes eh? Wink
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sandra v
Jonathan Kent
Jonathan Kent


Mensajes Mensajes : 29

Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 22/02/2012

MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Vie Dic 13, 2013 4:09 pm

Hola alecks no puedes dejar así el fic lo tienes que retomar y acabarlo, es demasiado bueno para que lo dejes así se merece que lo acabes ,ánimo yo estaré esperando una actualización
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alecks
Lana lang
Lana lang


Sexo : Femenino

Mensajes Mensajes : 210

Reputación : 3
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 21/02/2012

MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Miér Ago 20, 2014 9:18 pm

ADVERTENCIA :  Es un NC-17 (Cloisex)

Capitulo 7: Flashback



Los ojos de Jonh J’onzz reflejan algo más allá de lo que es  la desaprobación, por lo que acababa  de hacer , algo que va más con compasión, tal vez pena, por ella y por Clark.

No necesita leer sus pensamientos como seguramente él  lo hace con ella en ese momento con ella.

“Creo que te espera una larga noche señorita Lane” la sorprende soltando la lengua. Diablos el hombre-marciano sabe exactamente como llevarte al borde de la locura.

“¿Cómo crees que comenzara toda esta batalla?” contraataca ella.

“Bueno….” accede Jonh “en un análisis de los hechos; Estas tú, después de haber saboteado una importante misión, acto en el  cual has llevado al líder al borde de la locura por ir tras de ti, sin mencionar a tus fieles soldados que te acompañaban, metiéndote en terreno donde se supone no deberías estar, pero donde afortunadamente tenías a un servidor para llevarte a ti y a tu tropa a conseguir tus objetivos” responde orgullosamente J’onzz “Creo que de un modo de locura que nunca habíamos visto a nuestro líder…”

“No había otra manera, los hubieran hecho polvo” interrumpe defendiéndose “y sabes que era lo correcto… no puedo perderlo. No…no  ahora” dice determinante.

“Lo sé… pero dentro de las muchas preguntas que tengo que hacer…. Solo una puedo hacerte; ¿Cuándo se lo dirás?”

“Tú lo sabes…”afirma “Me he estado matando las últimas semanas buscando el momento adecuado… pero él se la pasa muy ocupado tratando  de conseguir ese maldito anillo  y cuando a él se le ha ocurrido esta estúpida  locura” se lleva las manos a la sienes “Dios, esto era un kamikaze…. El… el…”

“Lois” las manos de J’onzz le apartan las manos de su rostro “No…” le responde a su mente “Aunque debo de admitir que estas en lo correcto”

“Maldita sea!!!... no sé cómo decírselo John” lo ve a los ojos tratando de buscar ayuda en las palabras del hombre que se ha convertido en su amigo en tan poco tiempo “Como voy a decirle esto…”

“Lois…”

“Fui una estúpida… una inconsciente” se vuelve dándole la espalda a John “Dios… en que estaba pensando? ”

“Un amigo una vez me dijo que las cosas maravillosas de la vida nunca son planeadas… lo dijo un hombre cuya dueña de su corazón lo encontró tirado en un campo de maíz” La mano de Jonh en su hombro la hace volver a la realidad, la débil sonrisa aparece en el rostro de Lois cuando se vuelve para ver al hombre frente a ella “Planeaste, maniobraste, dirigiste a un ejército para derrotar a un grupo de Kandorianos y tomar una base… gracias a ti muchas personas son libres ahora por así decirlo, Clark te ama más allá de la cordura… Lois, tal vez Clark sea el líder que todos seguimos, pero la luz y esperanza que lo levantan eres tu…” sonríe Jonh con esa sonrisa que solo reserva para quien significa algo en su vida y de repente su rostro se torna serio “Se nos acabó el tiempo…  y gracias a que seré un magnifico tío, te diré; que primero entrara Bart al que deberás echar porque hasta que no salga,  tu dulce y valiente enemigo de esta noche no entrara… y deberás comportarte a la altura de un líder” sonríe imaginando la escena “como siempre, pero con un poco de consideración a tu amado, o perdón, enemigo…” su rostro cambia al instante al encontrase con sus avellanados ojos expectantes “Lois…” Jonh duda por  un momento, pero se compadece, acercándose a su oído susurrando “La verdad es que él solo está asustado… ”

Entonces Bart aparece en escena revoloteando papeles y polvo alrededor, ganando la atención de Lois y Jonh.

“Creo que alguien tiene problemas… Lois” anuncia el joven cuando observó la advertencia en los ojos de Lois.

“Largo pies ligeros!!!” advierte antes de que el joven tome asiento “O yo misma me encargare que no vuelvas a caminar”

“No será necesario. Pero... Él,  se acerca aunque tomándose su tiempo…” advierte Bart “y antes de que llegue, quiero que sepas que lo que hiciste fue grandioso… No lo habríamos logrado sin tu ayuda” sonríe sinceramente un momento “Por favor, no le digas al Boy Scout lo que acabo de decir”

Lois  frunció el ceño, luego sonrío “Voy a pensarlo” dijo al cuando sus ojos se encontraron con los de John.

“Nos vemos Miss Lane ”

“Suerte con el” advierte Bart antes de ser empujado fuera de la habitación.

Y en segundos comienza a formular las oraciones precisas para decirle las nuevas a su muy molesto granjero. Pero siempre al final de cada una, vienen las dudas.

¿Qué había hecho? Dios era una locura …Traer a un ser inocente a este infierno. Todo esto era su culpa, fueron sus descuidos y su ensoñación por que por fin tenía algo que tanto tiempo deseo, a él. A Clark aferrándose a ella como si fuera lo único que importara en el mundo, por fin, y no solo era ‘alguien’, si no el hombre más bueno del mundo, uno que la necesitaba, se lo decía con sus palabras que la excitaban sobremanera, sus caricias podían volverla loca y hacerle perder el control. Luego su pensamiento pasó a segundo plano cuando las ideas involucraban  piel… piel sobre piel… mucha piel.  Clark le hacía el amor de forma devastadora y posesiva, con prisa y fiereza y desesperación. ¿Cómo demonios podía ella pensar? Estaba embarazada. Y había algo muy claro, ella no se había metido en este embrollo sola,  también era su maldita culpa, al fin y al cabo quien empezó con el fuera ropa la primera vez fue el. Bueno una primera vez cuando ella lo quería… ¿Y quien no? Hermoso, vulnerable y medio desnudo… Dios. Lo quería ahora mismo, arrancándole la ropa y todo pensamiento racional. Sus labios, sus fuertes manos…. Su…. Basta Lois!!.

Pero. ¿Qué tan real era todo esto? Siendo realista, sabía que las posibilidades  de capturar su corazón antes de encontrarlo en este Apocalipsis eran minúsculas, siempre se habían odiado. Por dios apenas se soportaban. Sus pensamientos y  la marcha  inconsciente termino cuando se encontró con sus brillantes ojos azules, furiosos y su semblante tenso. Tragó saliva intentando aliviar el nudo que se le formó en la garganta.

Lois respiró hondo y pausado y se concentró en no dejarse intimidar, era buena en eso. Bueno lo había sido… hasta ahora, pero, nunca había tenido a un pelinegro alto y sexy viéndola de esa manera. Relajó su expresión todo lo que pudo y con voz suave y melodiosa como solo ella podía, se dirigió a su enemigo cautelosamente mientras este no la perdía de vista.

“Ya sé que vas a decir” comenzó ella “porque cuando me vez de esa manera… directamente a los ojos sé a dónde vas…” anuncia cuando la distancia es corta pero prudente “Y antes de que dispares voy a usar mi último cartucho en tres cosas que voy a decirte” continua frente al rostro ahora congelado de su enemigo “Una: Tu plan era una porquería!!”

Ni una mueca, ni un gesto, ni siquiera un parpadeo. Vamos, Lois tu puedes con esto… solías intimidar a este tipo. ¿Cuándo cambiaron los papeles?

El negó con la cabeza y trató de respirar profundamente, pero no podía. Los acontecimientos del día  habían sido demasiado para él, empezando desde el momento en que supo que podría perderla… de nuevo. Su mundo se cerró, al igual que su mente, no podía perderla, estaba loco de miedo y desesperación. Pero al llegar y encontrarla con la victoria. ¿Que debía hacer? ¿Abrazarla? ¿Decirle cuan orgulloso estaba? No… eso vendría después. Después de azotarla y decirle lo estúpida que fue.  ¿Estúpida?, por dios en que la lo había convertido. En un neurótico, loco, sobreprotector que se derrumba frente a ella, porque en este momento solo quería tocarla, abrazarla, besarla y decirle cuanto la amaba. Pero para ello debía esperar a que terminara con su argumento que la hacía creer tener el poder de la razón.


“Dos: Digas lo que digas… fue lo correcto” dijo alzando orgullosamente la frente en alto.

Pero solo había silencio. El silencio que ella odia y cuando consume su valiosa paciencia, ella lo hace desaparecer.

“De verdad… ¿Nada?” dice ella amargamente “de todas tus facetas hoy muestras una nueva… indiferencia” escupe con ira.


¿Indiferencia? Bien, esto era algo nuevo de ella, para él ¿Indiferencia? Por dios… ella iba a escucharlo.


“No sabes lo que me has hecho!!” interrumpe sus casi pronunciadas palabras taladrando su índice en su fuerte pecho “me haces vulnerable, enojada, idiota…. una furiosa idiota, que al final en el momento en que te veo, no sé cómo demonios paso de estar furiosa contigo a estar  aterrada…de ti…”

Esas palabras son nuevas para ambos. Pero el más afectado es él y se acerca a ella dejando un espacio es tan corto que cada uno puede sentir el calor del otro, trata de tocarla pero ella da un paso atrás y señala con la mano para marcar la distancia que debe guardar.


“Alto ahí…. Señor ‘me acerco y toda razón se pierde… no esta vez’…” advierte “Mira lo que has hecho…” Grita. Bien, necesita su espacio. Así que decide dárselo “Dependo de ti para vivir y el saber que podría perderte me mata, me hace perder la razón, la cordura… la maldita conciencia. Hoy tenía miedo  de morir, pero no se compara con el miedo que me causaba la idea de perderte, por eso maniobre contra tus órdenes… Maldita sea!!... sales esta mañana y me encuentro con la noticia que el ‘mi hombre’ salió a enfrentar Kandorianos… aliens que lo matarían con su propias manos en menos de un segundo… casi muero de desesperación Clark”


¿Su hombre?... ¿Aliens? Él era uno de ellos. Dios, la causa de todo esto, sus palabras reafirmaban sus sospechas, ella odiaba todo lo que ellos son, lo que él era realmente  y tal vez lo despreciaría por ello y no había forma de culparla por ello, tenía razón, pensó vagamente, pero inmediatamente la idea se desvaneció, lo único que tenía en mente es que era hora de gritar, hora de intimidar y sembrar todo el miedo posible en la imposible mujer frente a él.

“Y tu ni siquiera hablas… está bien” Le advirtió ella con ojos vidriosos por las lágrimas contenidas, estaba furiosa, ansiosa por abrazarlo y al mismo tiempo estaba llena de  miedo… maldita sea! Miedo a soltar la noticia, miedo al reproche, miedo si no amaba este bebé como ella ya lo hacía “Sabes…Vete al diablo!!... ” Necesitaba demostrarle que nada le hacía daño ni siquiera el, aun cuando alzara su rostro, apretara la mandíbula y sus hermosos labios, viéndola con más coraje que nunca “Somos guerreros… y peleamos y moriremos por lo que creemos…”

Clark cerro los ojos, y recordó el infierno que era no tenerla, y en el instante en que los abrió… vio, lo más hermoso que había visto en su vida, unos hermosos ojos verdes con destellos dorados, brillantes, más brillantes que nunca, envueltos en el más hermoso rostro que jamás encontraría en otro lugar… Solo en ella…Solo había una Lois Lane… Y dentro de él, la furia de que esa imagen desapareciera por siempre, lo enloqueció.

Fue contra ella, sus manos se apoderaron de sus antebrazos hasta arrinconarla, por dios… Lo único que amaba en la vida, era capaz de despedazarle el corazón.

“Sabes lo que acabas de hacerme … lo que me haces…. a mí con este maldito comportamiento…” deja escapar las palabras en un tono más elevado que del que nunca ha usado con ella “hay reglas y no digo las reglas de allá afuera … digo nuestras reglas” dijo resoplando en su rostro “Nuestras reglas…nuestras….” grito agitándola “Casi muero de desesperación… cada minuto… cada segundo que tarde para llegar ahí no dejaba de pensar en que te perdía, en como mataría a aquel que pusiera sus manos sobre ti… Lois estaba dispuesto a matar…despedazar, a arrancar el alma de aquel que haya osado a tocarte”


“Clark” suspiro su nombre ¿cómo podía el aplacar la tormenta en ella con esa mirada? Esos ojos que reflejaban el coraje, el miedo, la locura… el amor. En otro tiempo su Smallville estuviera tragando polvo.


“Nooo… Lois, no me jodas ahora….” Su voz se suavizo al igual que sus manos dejaron de apretarla “Eres el ultimo rastro de humanidad que hay en mi… humanidad” sonrió con ironía “Eres todo en mí…No hay Clark Kent sin Lois Lane... No existo sin ti, mi amor” termino seriamente.

¿Amor?... Dijo ¿Mi amor?¿Cómo le ganaría a eso?

“Treeees: Estoy embarazada” susurro.

Su hermoso rostro bronceado desapareció, estaba pálido, las arrugas apenas notables desaparecieron para dar cabida a la expresión que afirmaba que con dos palabras, un líder, el único, el temerario Clark Kent cayo, ante dos palabras… Y eran suyas. Quería escuchar que diría, que pensaba… Pero el no dijo nada. Solo se quedó ahí frente a ella viéndola. Congelado. Pensó que moriría, ella tenía razón el pensaría que era una locura traer un bebé en medio del apocalipsis.

“Por favor di algo…”susurro ella.

No hubo palabras, no había forma de describir lo que sentía en ese momento, el solo quería tocarla,  quería sentirla…  amarla.  La tomo en sus brazos y la llevo a la cama. Le arranco la blusa antes de llegar. Ambos cayeron, él aferrado a ella, tratando de amortiguar la caída.

Cuando Clark vio los ojos de la hermosa mujer postrada en cama que se llenaron de lágrimas.

“Oh, dios Lois ¿Estas bien?” pregunto alterado. El lobo se había marchado y su Smallville había vuelto, sus hermosos ojos llenos de culpabilidad se lo decían “Por favor dime que no te lastime”

Lois negó con la cabeza,  cerró los ojos y los mantuvo cerrados hasta que sintió un roce como el ala de una mariposa sobre su boca.

“Lo siento, pero…” susurro dejando un cálido beso en sus labios “Eres mandona…arrogante” siguió el siguiente beso que duro un poco más tratando de que ella lo dejara entrar “ruda”  el siguiente beso fue más allá, podía saborear su beso, un toque de café y menta. El sabor estaba sobre sus labios, contra su lengua, y quería más de él “no te soporto… y por eso” la besó con una demanda ardiente, comiendo de sus labios como un hombre que tenía un hambre de amor, hambre de ella,  solo ella. Sus labios se apartaron suavemente, poco a poco, volviendo por un poco más cada vez que se alejaban  “Y te amo… te amo como un loco…”

Ella hizo el intento de hablar pero él se lo impidió, sus manos fueron más rápidas que sus pensamientos, una la sostenía y la otra acariciaba sus labios haciéndola callar.

“No digas nada… ahora” vio cada moviente de su mano mientras recorría sus labios y luego la vio a los ojos “eres lo más hermoso que me ha pasado… Tú eres mi piedra de toque… eres donde encuentro paz… eres mi hogar…Tú eres la fuerza que me mantiene en pie.  Eres la esperanza que mantiene mi fe… Eres la luz de mi alma…Eres mi propósito”

Cuando Clark se acercó y ella levantó los labios ofreciéndose. Sus labios buscaron los de ella pero, antes de iniciar cualquier movimiento  ella se detuvo.

“Prométeme que bailaremos esa canción algún día”

“Tal vez no esa… canción” sonrió ampliamente “Te  prometo que bailaremos”

Lois le atrajo hacia ella. Cuando sus lenguas iniciaron un duelo, Clark suspiró sus suaves curvas rosaban  sus músculos y sus manos no resistieron la tentación de explorarla. Los pechos de Lois estaban hinchados, y los pezones bajo el encaje se habían erizado incluso antes de tocarlos.


“Están un poco hinchados” dijo ella casi preocupada “al igual  que mi vientre…”con voz tímida mientras él se deshacía el cierre de sus vaqueros.  

La vista de Clark fue hacia abajo para encontrarse con su vientre plano. Lo acaricio tiernamente, pensando en la promesa que había ahí dentro, la vida que era parte de ella y de él.  Sonrió cuando la vio de vuelta y sus hermosos ojos almendrados seguían buscando en su hermoso vientre un cambio.

“Lois está igual que la última vez que lo vi…” dijo mientras jalaba sus vaqueros para después arrojarlos por encima de él y sonrió lujuriosamente  cuando vio que no llevaba nada debajo de ellos “plano… perfecto…. Eres perfecta” se abalanzo sobre ella y Lois se alejó inmediatamente

“Estoy embarazada…” alzo la voz y viendo hacia abajo señalando la parte en cuestión  “maldita sea Clark …. Estoy embarazada… estoy aterrada y deberías enfadado… esto es un error”

“Noooohh!....shuuusshh!!”susurró y jalo de ella para ganar su lugar sobre ella nuevamente, sus ojos fueron hacia él al instante,  Clark sonrió al ver su expresión aterrorizada, vulnerable, embarazada,  tan mujer, tan suya, tan hermosa y deshizo su sostén en un abrir y cerrar de ojos para que poder acceder sin impedimentos a todo cuanto ocultaba “Lo siento… pero no digas eso” se inclinó y beso su pecho, y saboreó uno de sus pechos “nunca vuelvas a decirlo “probo del otro lentamente  y se levantó para ver a su mujer debajo de él “El más aterrado soy yo, pero el miedo no compara con las ganas de ver tu hermoso rostro en una pequeña niña de la que formo parte”

“Ó… niño” sugirió feliz.

“Niña… niño que forme parte de ti, te amo, cada parte de tu ser tal y cual” bajo su mano hasta su vientre y lo  acaricio “pero me debes una paliza por lo de hoy… ”

“Bueno,  puede el sexo ayudar a retrasar eso” dijo mientras metía sus manos por su cremallera.

“Oh, Dios. Si!!... Ayudará…” gimió cuando su mano se cerró sobre la piel desnuda para acariciarla y masajearla, las manos impacientes de Lois lo volvían loco… “Un poco…”

Se levantó, se impuso y se desvistió frente a ella. Sus ojos lo devoraban, cada uno de sus músculos lo añoraban y sus labios. Apretó sus propios labios ferozmente y él los deseaba.

Clark se colocó encima de su cuerpo, cargando su peso en sus codos para no aplastarla, mirándola fijamente con intensidad salvaje mientras que su miembro rozaba contra la abertura de su sexo.

“Nunca dejas de sorprenderme… amo eso de ti” él susurró “Te amo, Lois Lane. Te amo”

Dios. Él era tan grande. A pesar de las veces juntos aun le era difícil acostumbrarse a su tamaño, Lois sentía el miembro de Clark presionando contra su sensible abertura y se quedó sin respiración ante la sensación de estiramiento apretado que comenzó a quemar en su piel sensible.  

“Y yo a ti…” gimió cuando lo sintió entrar en ella.  

Él la miró cuidadosamente, tiernamente mientras se movió arrodillándose entre sus muslos abiertos, aun dentro de ella coloco una mano debajo levantándola hacía él, Lois levanto las rodillas  envolviéndolo por  las caderas y permitiendo a su dura y pesada erección facilidad de penetrarla. Cuando la penetro completamente. Ella gimió fuertemente y  él hizo se detuvo inmediatamente.

“¿Te lastime?” y su angustia desapareció cuan ella lo vio a los ojos negando con la cabeza.

“Jamás” respondió dulcemente “Es solo que estoy un poco sensible”

“¿Estas segura?” la ve con la misma angustia de hace un momento “porque podemos dejar esto. Tal vez esto no le hace bien al bebé… ”

“ESTÁ BIEN!!…” grito frustrada “el bebé estará bien, Smallville” bajo la voz cuando recuero un poco de cordura.

“¿Cómo lo sabes?”

“Porque yo soy la madre…” susurro antes de darle un tierno beso en la nariz “y porque soy Lois Lane” beso sus labios rápidamente antes de que el la atrapara “y nunca haría nada que dañara a tu bebé…” respondió ella con un movimiento de caderas. Que detonaron los movimientos de Clark. Él deslizó  fuera y volvió a penetrarla con fuerza.

“Oh ooh… Claaark!!”Podía sentirlo muy dentro de ella, con cada movimiento.

”Oh!!...Lois” él gimió mientras que su mirada fija se movió al punto donde él penetraba en ella  “Tan hermosa y dulce… que es casi imposible no terminar dentro de ti ahora”

“Oh, amo cuando eres pervertido. Y….Eso… es lo que nos tiene aquí hoy”  Ella suspiró cuando su mirada fija se posó en la suya. Inmediatamente sintió el calor en sus mejillas al ruborizarse cuando su mirada azul se fijó en sus húmedos labios.  


“Los hijos son producto de un acto de  amor entre dos seres… ” Gimió él se retiraba ligeramente antes de penetrarla fuertemente esta vez, aflojándola más aún, abriéndola más para él. Enterró la cabeza en su cuello, saboreo la tersa piel de su amada. Sus músculos estaban tensos, mientras su cuerpo trataba de apropiarse de ella.

Lois se aferró más a él, respirando trabajosamente mientras lo sentía estirarla con cada embestida.

“Oh… Clark…” Enterrando sus manos en su pelo, ella se apoderó de los cabellos gruesos, aferrándose a ellos para apoderarse de sus labios una última vez antes de dejarse caer al abismo “Te amo… Claaarrk” Gritó dentro de la boca de él y sintió que moriría de placer, jadeo al momento que se contrajo, apretando la masculinidad de Clark.

Su ardor creció a tal velocidad cuando los gritos de éxtasis de Lois le llenaron la boca. Su or¬gasmo fue tan intenso que él creyó que las paredes internas de ella lo desharían “Te amo…Lois” gimió dolorosamente “te amo…” y él se derramó dentro de ella sensibilizando su interior. Su orgasmo llegó con tanta fuerza que Lois gritó cuando la simiente de Clark se derramó en su interior.

Estaba tan firmemente estirada alrededor del amplio eje de Clark que podía sentir cada detalle del aterciopelado eje que estaba en su interior.  Como cada vez que la poseía, anormal, sobrenatural, tan lejos… tan fuera de este mundo.

Cuando pudo volver a pensar y a hablar, Lois murmuró “Eso… ¿Cuánto aminora eso el castigo?” mientras comienza a dibujar círculos en la húmeda espalda de Clark.

“Creo que unos nueve meses” responde agitado renunciando renuente al calor de su piel para verla a los ojos que eran el resplandor que siempre necesitaba, el único “hasta que mi bebé nazca” sonrió.

Mi bebé. Lo escucha y ella sonríe ampliamente viéndole a los ojos.

“Nuestro… bebé” dice antes de morderse el labio inferior “…Smallville… nuestro”

Él se alza para deshacer el agarre de sus dientes y apoderarse de sus labios, en un beso acalorado que termina aprisionando  con sus dientes el labio inferior de ella  por unos segundos.

“Nuestro bebé… Clark” susurra al liberarse y lo tumba al lado de ella en su improvisada cama, moviéndose en sus brazos y colocando su cabeza contra su pecho, aspiro su olor y se quedó quieta ahí.

Él apartó la vista del enredo de pelo castaño derramado sobre su pecho. Una larga y perfecta pierna atravesaba la suya y un brazo sobre su estómago. Ella se movió para besar su pecho, justamente en su corazón, y se acomodó  quedando de espaldas a él. Clark envolvió los brazos a su alrededor, esperando que la posición de siempre.  La perfecta. Ella cupo contra su cuerpo como si hubiese sido hecha para él, como cada noche aferrado, tan encadenado, protegiéndola como un hombre enamorado.

“¿Quién lo diría… Lois Lane y Clark Kent?” Murmuró ella entre el sueño y el cansancio que se apoderaba de ella.

Clark beso su hombro desnudo “Yo lo hice…” llego a su cuello “siempre lo supe”

“Por dios… Smallville” susurro ella “¿Quieres seducirme otra vez?”

“Voy a ser papá” su tono fue un poco más que orgulloso. No sabía que decir.  Tentativo, él toco su vientre “Este pequeño es mío… y aun mereces tu castigo por ponerlo en peligro…”

Ella se abrazó a su brazo debajo y lo beso “Si te perdemos… al igual estamos muertos”

Clark beso su mejilla.

“¿Qué diría mi bebé si te escuchara…?”

“Que su papá es un idiota!!!” le muerde el brazo.

“Auuush!!... Y su mamá una salvaje…”

“Sé que  amas eso de mi…  pero si piensas que vamos a perderte” suspiro el olor de su brazo esta vez “Iré contra a ti… y contra quien sea”

“Y además una mula…”

“¿Mula? “Pregunto ella “Déjame recordarte que esta mula te salvo la vida hoy”

“Dios!!... una engreída”

“Soy… la madre y nuestro bebé dirá lo que yo quiera que diga”

“Ok…” Él tomo su rostro y la hizo verle a de frente “Te amo tanto… y verte… Dios, Lois , gracias por esto… te amo y peleare por nuestro bebé… te lo juro”

Fin del Flashback


[][][][][]\S/[][][][][]



“Lois… Loooiss!!” la voz venía de lejos “LOIS!!” era  un poco más alta “LOOOISSSS!!” se volvió imposible de ignorar.

Cuando abrió los ojos Chloe la miraba ¿Expectante?¿Aterrada?¿Perturbada?

“Me preguntaba ¿cuándo ibas a despertar?” pregunto preocupada

Lois se tocó la frente, húmeda de sudor.Dios.Estos sueños la mataban, cada vez  eran más seguidos, reales y la tentaban. Lo deseaba más. Era más incontrolable si lo tenía cerca. Y el último beso solo quería lo empero.

“¿Lois?” recordó que no estaba sola “no fue nada fácil, recuperar tu empleo… en el cual no estoy de acuerdo que hayas vuelto… pero creo que es hora de que aterrices…”

Cuando Lois se asomó a la ventana del auto, su mundo daba vueltas, no era el edificio del Daily Planet, era solo Clark y ella.

“¿Lois?” la voz de Chloe sonó más preocupada y cuando se volvió a verla, supo que una batalla se venía encima.

“Estoy bien…” dudo un poco y antes de articular lo siguiente.

“Sin importar lo que digas iré contigo”

“Chloe no es necesario” pero por una extraña razón no quería entrar ahí sola.

“Lois” interrumpió “sé lo que es estar ahí dentro y no me cabe la duda de que tú eres capaz de enfrentarlo tu sola” se detiene para llevar su mano al hinchado vientre de su prima “pero quiero estar ahí contigo esta vez” sonríe tímidamente y cuando la mano de su prima se une a la de ella “y sabes que no soy la única”

“Somos dos Lane contra uno y como mi bebé no tiene edad para votar, me  quedo contigo” ambas primas sonríen “Y en cuanto al moreno de esta mañana cualquier comentario yo misma te sacare de ahí”

“OK” responde la rubia.

[][][][][]\S/[][][][][]


Ha sido un largo tiempo y solo espero que este corto “Flashback” les haya gustado.

Esta es mi manera de decir que estoy de vuelta y que habrá actualización pronto. Por favor amo sus comentarios … me ayudan a saber que no estoy sola en esta aventura…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sandra v
Jonathan Kent
Jonathan Kent


Sexo : Femenino

Mensajes Mensajes : 29

Reputación : 0
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 22/02/2012
Localización : España


MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Miér Sep 10, 2014 8:27 pm

Me alegro que ayas vuelto, me encando y quiero más de la historia escribe pronto
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
NiniiofGold
Jonathan Kent
Jonathan Kent


Sexo : Masculino

Mensajes Mensajes : 29

Reputación : 3
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 09/09/2014
Localización : peru


MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Mar Oct 21, 2014 8:26 am

Espero que lois pueda darle la chance a clark para esta a su lado ya que el no tiene la culpa que llegue embaraza de su YO del Futuro. Sad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!   Hoy a las 6:25 am

Volver arriba Ir abajo
 
Morí el día que te perdí Cap 7: Flashback ¡Estoy embarazada!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» FOTOS: Base Aérea Morón - SADM-MOR
» Me perdí en tus ojos
» Desalojo de Escuelas de vuelo en la Base Aérea de Morón
» Y ME PERDI.
» ¿COMO FUE QUE ME PERDI?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mundo Smallville :: Fan Fics / Fan Art :: Fan Fics-
Cambiar a: