Mundo Smallville

Foro smallville
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 LLevame a la luna.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
loiis(andy)lane
Lois Lane
Lois Lane


Sexo : Femenino

Mensajes Mensajes : 1147

Reputación : 24
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 24/02/2012
Localización : somewhere


MensajeTema: LLevame a la luna.   Sáb Mar 17, 2012 1:17 pm

Me traje este fic por que cuando lo lei me hiso llorar y si alguien no lo a leido lealo esta bonito, eledich lo habia subido en el otro foro.

Título del mensaje: Re: fanfic Clois: Llevame a la luna
Publicado: Dom Mar 21, 2010 6:32 am
ok, esta es otra historia, y uuuuuuy como me hizo llorar, literalmente !!
pero es linda pq habla de la eternidad de Clois y eso siempre nos gusta!,

Llevame a la luna
By Jade

“Pueden entrar”, la enfermera dijo en tono bajo. “Ella esta descansando, pero le dije que ustedes vendrían hoy”. Afirmando una pila de archivos bajo su pecho, se detuvo en la puerta y miró atrás sobre sus hombros. Bajando la voz advirtió: “No estoy segura como estará. Me temo que cada vez tiene más días en blanco”.

“Entendemos”, la mujer de largo pelo café dijo con simpatía mientras la enfermera abría la puerta y les indicaba que podían pasar, luego cerró la puerta tras ellos.

La anciana estaba sentada en una silla mecedora frente a la ventana, sus ojos cansados mirando los jardines del hospital. No se movió ni dio indicación alguna de saber que tenía compañía, ni siquiera cuando ellos se aproximaron a la silla.

“Sra. Lane-Kent?” la joven mujer preguntó y movió la silla para que quedara a la vista de ellos. Los ojos se la anciana la miraron pero volvieron a la ventana otra vez. La joven mujer continúo, “Mi nombre es Sonia Jackson. Recuerda que hablamos el otro día?” un asomo de confusión atravesó los ojos de la anciana. “Este es mi compañero, Peter Wright. Estamos aquí para entrevistarla”. Lois gruñó y articulo un saludo sin entusiasmo.

Un largo silencio se extendió entre el joven dúo, quienes intercambiaron una Mirada tratando de decidir como continuar. Lois no habló, sino que acerco más a su cuello el suerter que tenia puesto sobre sus hombros, pero este se había enganchado a la parte de atrás de la silla, así que Peter dio un paso adelante y la ayudó a liberarlo. Al inclinarse para ayudarla él trató de nuevo amablemente “Estamos aquí, como ya sabe Lois Lane & Clark Kent son nombres legendarios en el mundo del periodismo. Nos gustaría escribir una historia acerca de ustedes dos. Creo que a la gente realmente le encantaría saber más de la relación detrás de los bylines (no encontré palabra en español para esto, significa los nombres de los escritores que van bajo los encabezados de los artículos).

Lois levantó sus ojos hacía él, y por primera vez, hubo una chispa de diversión en ella. “Oh, lo se. Crees que después de todo este tiempo, no puedo reconocer un reportero detrás de una historia?”, ella bromeó, su voz trémula por la edad pero aún firme. “También les puedo decir que ninguno de ustedes esta muy emocionado por esta asignación; probablemente creen que hay historias más importantes que pudieran estar investigando”, cuando los vio intercambiar miradas de culpa, ella negó con la cabeza y sonrió: “No, esta bien. Yo entiendo. Yo me sentiría exactamente de la misma forma”.

Peter sonrió en respuesta y ella se recostó sobre su silla. Ellos tomaron asiento cerca, la mirada de Lois volvió a la ventana, pero esta vez, ellos supieron que no los estaba ignorando. Sus ojos brillaron de vida y una pequeña sonrisa curvó sus labios, aunque su mirada era distante, como perdida en sus memorias.

“Entonces ustedes quieren saber de mi relación con Clark”, reflexionó ausente, casi como hablando consigo misma. Pasó su mano por su regazo, sus dedos jugando con un collar de perlas que tenía sobre sus piernas.

Por un rato pareció que no iba a decir nada más, así que Sonia intentó “Como se conocieron?”

Lois echó la cabeza atrás y rió. Sus ojos bailaban felizmente y sonrío a la joven mujer. “Lo encontré desnudo en un campo de maíz”. Sonia levantó las cejas escéptica, y Lois rió de Nuevo “Oh, puedo ser vieja y mi memoria puede no ser tan buena como solía ser, pero no estoy senil. Y créeme, costaría mucho olvidar algo como eso!, estoy segura que han visto fotos, así que deberías saber que mi marido era un hombre muy atractivo”.

Sonia sonrió incierta, no estaba segura si creer o no esta historia. “Qué pasó?” preguntó.

Lois se encogió de hombros “Oh, él estuvo en un accidente. No recodaba nada, al menos es lo dijo”

Sacando una libreta y un lápiz, Sonia mantuvo su tono profesional y le preguntó, “pero esto no es lo que realmente pasó?”.

Con sus manos en los brazos de la silla Lois comenzó a mecerse suavemente, y Sonia se preguntó si deliberadamente había malentendido la pregunta cuando replicó displicentemente: “Oh, estoy segura que él no recordaba nada; pero él nunca olvidó que estaba desnudo la primera vez que nos vimos”, con un suspiro nostálgico ella agregó “Y yo me aseguré que nunca lo olvidará “. Entonces, sonriendo a Sonia, indicó hacia un objeto “Pásame el álbum de fotos que esta sobre la mesa”.

Sonia hizo un sonido de asombro, “tiene una foto de eso?”, exclamó incrédula.

Esto le pareció a Lois gracioso pues también rió. “Oh, ya quisiera yo, créeme!”, Sonia tomó el álbum y se lo pasó, Lois lo tomó y con cariño lo puso en sus piernas, tocando la cubierta con sus ajadas manos. Sonia y Peter no pudieron evitar notar que las profundas líneas en su rostro se suavizaron cuando sonrió mirando su amado álbum y lo abrió.

Los pocos minutos desde que la conocían, no la habían visto más viva de lo que estaba ahora con su mirada flotando en recuerdos del pasado. “Me imagino que debería empezar por el comienzo, si ustedes quieren la película completa para su historia”, comenzó.

La joven pareja se acercó más a ella, Lois comenzó a dar vuelta las páginas del álbum y comenzó a hablar, contándoles la historia de su vida con Clark. Sonia tenía su libreta sobre sus piernas, pero era una suerte que Peter hubiese llevado su grabadora, porque como Lois hablaba, pronto los dos estaba tan perdidos en las historia que no hubiene tomado suficientes notas.

Página tras página del álbum de fotos, Lois preservó la historia de Clark Kent & Lois Lane. Había fotos de los dos en la época del colegio, con Clark vestido en el uniforme de futbol, con su casco balanceándose casualmente a su costado mientras caminaba con ella a su lado a través del campo de juego. Ella llevaba el pelo en una cola de caballo y le sonreía sobre su hombro.

Habían fotos de ella con la familia de él, Jonathan y Martha Kent. Les habló del tiempo en que vivió en la casa de ellos, de la forma en que siempre la hicieron sentir bienvenida como si fuera su propia familia, mucho antes que ella y Clark se enamoraran. Su rostro se entristeció cuando les habló de la muerte de Jonathan Kent y de lo dura que fue la perdida para Clark. También les habló de su relación con Martha – primero como su jefa de campaña, después como su amiga y finalmente como su nuera. Las perlas que tenía en su falda habían sido originalmente de Martha, Lois contó, que se las había dado de regalo el día de su boda y que se convirtió en “el algo viejo”, mientras ella camina al altar.

No contó las historias según la línea de tiempo, simplemente las compartía de acuerdo a como llegaba a su mente. Cuando les habló de la muerte de Martha, vieron la pena que ella sintió cuando le susurró a la vieja mujer un adiós.

Cada historia, ella la contó tan vívidamente a sus acompañantes, que casi sentían estar ahí con ella y Clark en Smallville, Kansas, como había sido alguna vez. Quiza era porque ella se veía tan clara, tan llena de vida ahí. Esa era su realidad - y no el día a día viviendo en un hospital, viendo irse su vida poco a poco – ella estaba viva ahí, en esos momentos de su juventud, cuando de verdad sabía lo que era estar viva. Mañana puede que no recordara esta conversación; su mente la ocultaría como si nunca existió, pero ella nunca podría olvidar esos preciosos momentos de su vida que pasó con el hombre que amó.

Rieron cuando les habló del primer día de Clark en el Planeta, apareciéndose en una camisa de franela y una mochila en su hombro. Como ella lo tomó del brazo, robó unas ropas de un colega y empujó a Clark dentro de una cabina telefónica demandándole que se cambiara. Después rieron cuando ella les habló de sus aventuras juntos, como compañeros en el papel. Era claro que Lois siempre fue la más temeraria, siempre pronta a lanzarse en medio del peligro, y Clark se había pasado la mayor parte del tiempo tratando de frenar su impulsiva naturaleza lo suficiente para evitar que se metiera en problemas y terminara asesinada. Ella pintó la historia del Planeta tan bien, que ellos aunque no conocieron al hombre, sus corazones se estrujaron cuando Lois mencionó la muerte de Perry White, el hombre que vió algo especial en su trabajo y la ayudó a convertirse en la gran reportera que fue.

Se emocionaron calladamente cuando Lois les contó como ella y Clark se enomoraron. Su primer beso en el zotano del DP. Su primera cita, un rápido café a la salida del trabajo. La primera vez que él le dijo que la amaba, después que la llevó a su casa una noche tarde luego de una cita (la número 37, informó ella con sorprenderte certeza).

Las pequeñas formas en que, a través del tiempo, el había robado su corazón y salvado la vida y la razón.

Les habló de la noche en que Clark le propuso matrimonio, con su voz temblando de emoción se arrodilló y le pidió que fuera su esposa. Su boda, que había sido pequeña – solo asistieron sus familias y amigos. Por un momento se perdió en sus pensamientos y se quedó mirando fijo la foto de su boda, sus brazos alrededor uno del otro como si se hubiesen olvidado del mundo alrededor, perdidos uno en el otro en su primer beso como marido y mujer.
Ahora que Lois había comenzado a hablar acerca del amor que compartió con Clark, parecía que si no pudiese parar relatando historia tras historia. La enfermera les trajo el almuerzo, ella casi no lo tocó, enfocada compartiendo los pequeños detalles que que habían ayudado a consolidar su vida juntos. Habló de sus interminables horas pasadas trabajando juntos en las historias – o solo sentados en la noche en el balcón de su primer departamento, mirando las luces de la ciudad mientras hablaban acerca de todo o de nada en absoluto. Las mañanas cuando Clark la sorprendía con una dona o una tasa de café a la cama. La forma como él deslizaba su abrigo sobre sus hombros cuando tenía frío, o como él ponía su mano suavemente en su espalda cuando iban a entrar algún lugar. La forma en que le daba un beso de buenas noches siempre, incluso en el medio de una pelea y cuando ella estaba furiosa con él. La forma que él le decía que la amaba cada día de su vida, sin fallar uno solo.

Lois habló por horas acerca de cómo era amar a Clark y ser amada por Clark, hasta que llegó el momento de hablar de lo que fue perder a Clark. El había muerto de una ataque al corazón hace menos de un año atrás, justo antes que la salud de Lois comenzara a deteriorarse y estuvo claro que era necesario que ella fuera internada en un hospital para recibir los cuidados que necesitaba. Sus ojos miraron hacia la ventana con pesar y dolor. Inclinó la cabeza y cerró el álbum, presionándolo fuerte sobre su pecho. Con la voz llena de emoción, les habló de su funeral. Mientras hablaba comenzó a decaer; sumergida en el recuerdo de perderlo, se perdió a si misma una vez más; y ellos la miraron como su mente se desvanecía lejos otra vez. Sus ojos se oscurecieron una vez más, la vida desapareció de sus rostro. Ella recordó su perdida, aún sentía la pena, pero en su mente era 50 años más joven, aún emocionada con el amor que ella y su esposo compartieron.

Cuando la enfermera entró y les dijo que la hora de visita había terminado, Peter alcanzó su grabadora y la apagó, él y Sonia se pusieron de pie. “Gracias por hablar con nosotros”, él dijo suavemente.

“Si no le importa, nos gustaría regresar”, Sonia dijo en un tono similar. “Solo….para hablar un poco mas, si usted quiere”.

Lois no respondió y solo siguió mirando por la ventana, sus ojos desenfocados otra vez.

Ellos estaba a punto de salir de la habitación cuando Lois habló “Podrías quedarte un minuto Sonia?”
Sonia y Peter intercambiaron miradas, y él salió. Ella regresó a la silla “Si?, hay algo que necesite Sra. Lane Kent?”

“Si ustedes van a escribir un libro acerca de mi, creo que hay algo que les gustará ver. Hay una libreta de notas en una de las gavetas de aquel mueble. Podrías traerlo por mí?” Sonia lo hizo, pero cuando trató de pasárselo y ella negó con la cabeza. “Oh, no. Quedate con él. Clark y yo acordamos que se lo daríamos a alguien cuando el tiempo llegase”. Ante la mirada interrogante de la joven, ella explicó “Si quieres saber la verdad acerca de lo que es amar a Clark, todo esta ahí. Ahora, se que tienes que irte, pero antes que lo hagas, me ayudas a estar lista?, Clark vendrá pronto a recogerme para una cita y quiero lucir bien para él”.

Sonia guardó la libreta en su bolso y miró a la mujer en la silla mecedora con una mescla de simpatía y lástima, sin estar segura si debía recordarle que Clark estaba muerto. Después de un momento decidió que la dejaría seguir confortable en la fantasía que su mente ha creado a su avanzada edad. Se forzó a sonreir. “Por su puesto”. Señalando las perlas que Lois tenía sobre sus piernas, preguntó “quiere que le ayude con eso?”.

Lois negó con la cabeza “oh no, Clark se encargará de eso. Pero si no le importa ayúdeme con mi pelo…”

Diez minutos mas tarde, Sonia miró a Lois, le arreglo un mechón de cabello una vez más y le dio a la mujer mayor una mirada triste y caminó hacia la puerta, la libreta en su bolso temporalmente olvidada.

Con una sonrisa en su rostro, Lois comenzó a mecerse en la silla. El tiempo pasó, pero ella no lo tonó mientras esperaba. Finalmente, la ventana se abrió y se oyó el sonido de suaves pasos en la mullida alfombra donde el visitante aterrizó frente a ella. “Hola Clark”, ella saludó suavemente. Ella sabía que él vendría, como la había hecho cada noche.

El hombre parado frente a ella era tan diferente del que vio por primera vez en el campo de maíz. Su cabello estaba salpicado de gris. Su rostro marcado por las líneas del tiempo, aunque no tantas como ella, Lois supuso. Pero él aún era el hombre que ella recordaba. Su Clark.

Ella le pasó el collar de perlas, él lo tomó. Caminando alrededor de la silla, le hizo el pelo a un lado y con cuidado puso el collar en su cuello, mientras sus dedo acariciaban su piel.


Después caminó hacia adelante y se arrodilló frente a la silla, cariñosamente le arregló el sueter alrededor de sus hombros y acarició su mano que aún descansaba en el álbum de fotos, preguntó “Recordando el pasado?”.

Ella sonrió. “Vinieron unas personas hoy, querían saber como era cuando tu y yo trabajamos juntos en el Planeta. Así que reviví esos gloriosos días. Y también le dí la libreta, como acordamos”.

Él afirmó “Ellos van a estar un poco en shock cuando lean y descubran que estuviste casada con superman”. Le golpea su mano con cariño. Entonces su boca se contrae y él pregunta “estas segura que es el momento de hacerlo?”

Los ojos de Lois estaban tristes y llevó su mano al pelo de Clark, quitando los mechones que caían sobre su frente. “estoy segura”, dijo ella, y su voz sonó suave y más triste, pero también firme “Contándoles nuestra historia hoy….solo me recordó lo mucho que he cambiado. En mi mente, aún sigo siendo joven y hermosa, pero el tiempo me maldecido con el cuerpo de una anciana”.

“Aún eres hermosa” el musitó, tomando su mano en la suya y llevándolo a su boca para presionar sus labios sobre la rugosa piel.

Ella asintió y murmuró “pero también estoy vieja. Y cansada”. Ella apretó la mano de él con su mano temblorosa. “ Estas listo?”

Sus dedos temblaron entre los de ella, pero la edad no era la causa. El bajó su cabeza, rompiendo el contacto visual, tragando pesadamente. Después de un momento, gentilmente tomó el álbum de fotos de sus manos dejándolo en el piso. Entonces ella lo miró, el levantó los hombros y alzo la vista hacia ella una vez más “Sí”, el murmuró. “Estoy listo”.

Ella trató de comenzar a parase pero su cuerpo no respondía tan bien como solía hacerlo. Clark no la dejo seguir intentándolo, poniéndose de pie, se agachó y la tomó en sus brazos. Como habían hecho un millón de veces antes, los brazos de Lois lo abrazaron por el cuello y descansó su cabeza en su hombro y él dio la vuelta y la llevó hasta la ventana.

La noche estaba fría, pero a Lois no le importó mientras Clark se elevaba al cielo con ella en sus brazos. Mirando la ciudad que se extendía debajo de ellos, sintió retener su aliento como siempre lo hacía cuando él volaba con ella así, mostrándole el mundo como solo él era capaz de verlo.

“Sabes, no importa cuantas veces hagamos esto, Clark. Nunca me cansaré.”

El no respondió, y cuando ella lo miró a la cara, vio las lágrimas cruzando sus ajadas mejillas. Con sus dedos Lois secó las lágrimas de Clark. “Tuvimos una increíble vida juntos, no es asi?”, ella musitó suavemente. “Setenta y tres años. No ha sido todo feliz, pero aún así…”

A él le tomó unos minutos poner sus emociones bajo control, pero cuando sus ojos dejaron de derramar lágrimas, él afirmó. “No cambiaría un minuto, Lois. Ni uno”. Tomándola mas fuerte contra su pecho, él trató de mantenerse en la decisión, pero ella lo sintió estremecerse. “Espera!...yo…yo, lo siento. Se que quieres que te diga adiós, pero no puedo…no puedo hacerlo Lois. Necesito mas tiempo!”.

Sus ojos estaban oscuros por la pena cuando se encontraron con los de ella, verlo asi rompió su corazón. “Siempre vamos a querer más tiempo”, ella susurró. “Otro año, otro día, otro minuto, alguna vez te sentirás listo para dejarme ir?”

El cerró sus ojos con fuerza, agitó de cabeza. “No”, admitió con una voz torturada. “Pero yo no puedo seguir sin ti”

Luchando contra con sus propias lágrimas, Lois tomó su cara y lo acercó a ella y lo besó “Siempre te amaré Clark, siempre” ella juró. “Si pudiera detener el tiempo, viviría contigo este momento para siempre”. Con una sonrisa trémula, ella corrigió “bueno, quizá a un momento hace unos años atrás, antes que mi cuerpo me doliera tanto todo el tiempo”.
El trató de sonreir, pero falló. En sus ojos, Lois podía ver todas las cosas que él no podía decir. El nunca pararía de buscar una forma para tenerla consigo, y por cuanto viviera, él nunca podría dejarla ir. Ella lo amaba por eso, junto con tantas otras cosas que no podía poner en palabras.

Su voz quedo atrapada en su garganta cuando ella pidió por última vez. “Llevame a la luna, Smallville”. Mantuvo su vista fija en las luces de la ciudad hasta que atravesaron las nubes, y entonces ella alza su cabeza y miró a la luna llena arriba en el cielo. Ella la miro en silencio, lágrimas cayendo por sus mejillas, hasta que se sintió cansada. Entonces descanso su mejilla en el pecho de Clark, como lo había hecho miles de veces antes, y cerró sus ojos. Nunca sintió tanta paz como sintió en sus brazos.

Ahogando sus emociones, él murmuró: “Esta bien, Lois. Ahora puedes dormir. Yo te tengo.” Entonces, él inclinó su cabeza y puso un beso en su frente, y murmuró “Te amo”. Descansando su mejilla en contra su cabeza, la sostiene fuerte contra su pecho, escuchando el sonido de su corazón, y supo el segundo exacto en que ella se fue.

Y entonces Kal El, el último hijo de Krypton, el hombre que pude haber sido un Dios y que eligió ser un heroe, hundió su cabeza en el cuello de ella y lloró por la pérdida de única mujer que amaría para toda la eternidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
alecks
Lana lang
Lana lang


Sexo : Femenino

Mensajes Mensajes : 210

Reputación : 3
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 21/02/2012

MensajeTema: Re: LLevame a la luna.   Vie Mayo 11, 2012 1:16 am

totlamente desgarrador... pero hermoso

gracias andy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
smag
Lex Luthor
Lex Luthor


Sexo : Femenino

Mensajes Mensajes : 345

Reputación : 14
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 21/02/2012
Localización : bcn


MensajeTema: Re: LLevame a la luna.   Sáb Mayo 12, 2012 2:15 pm

Crying or Very sad Un bello relato, triste por la pérdida, alegre por la vida tan rica que han tenido, con sentimiento de pena al ver que aunque el corazón es joven los cuerpos envejecen sin remedio, el de Lois mucho antes que el de Clark, con esperanza pues ves que el amor que se profesan no morirá, es realmente una pincelada de lo que fue la vida en común de Lois y Clark, y lo que realmente duele es la separación ya irrevocable, de ambos.
Crying or Very sad Tengo que admitir que la he leido en más de una ocasión, y siempre he llorado, me emociona , estas historias me pueden.
Gracias por volver a ponerla Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: LLevame a la luna.   Hoy a las 12:40 am

Volver arriba Ir abajo
 
LLevame a la luna.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Luna lunera....cascabelera.
» LUNA,LUNERA
» " LUNA FRIA"...
» DEBUSSY CLARO DE LUNA
» Luna (Poema a nuestra guardiana)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mundo Smallville :: Fan Fics / Fan Art :: Fan Fics-
Cambiar a: